Foto de AFP
Foto: AFP

Este miércoles, por segunda vez en menos de 24 horas, fuerzas militares israelíes irrumpieron en la mezquita Al Aqsa de Jerusalén, donde dispararon balas de goma, granadas y gases lacrimógenos contra los fieles musulmanes, en una noche especialmente simbólica que da comienzo a Pesaj, la Pascua judía, y a mediados del mes de Ramadán, tras detener de madrugada a unos 350 palestinos.

La Sociedad de la Media Luna Roja Palestina en Jerusalén indicó que está operando cerca del sitio y ya ha tratado a seis heridos, pero se cree que el número de víctimas es mayor.

El portavoz de la presidencia palestina, Nabil Abu Rudeiné, se quejó de que “la ocupación israelí persiste en seguir profanando la bendita mezquita de Al Aqsa y creando un ambiente de escalada, inestabilidad y tensión”.

En la madrugada de este miércoles, Más de 350 palestinos fueron detenidos por la policía israelí en el contexto de los disturbios registrados en la mezquita de Al Aqsa cuando las fuerzas de seguridad entraron y golpearon a los creyentes musulmanes.

La respuesta fue una lluvia de piedras y fuegos artificiales, situación que provocó un pico de violencia durante una importante festividad musulmana.

Los conflictos estallaron al amanecer, así como los palestinos, en su mayoría musulmanes, celebran el mes sagrado del Ramadán y los judíos se preparan para su Pascua,

La situación de violencia en la mezquita hizo temer que se extendiera el desorden, y aunque el entorno de la mezquita ya se había calmado al mediodía, una nueva incursión de las tropas israelíes dio paso a otros enfrentamientos.

El templo está ubicado en la Explanada de la Mezquita, el tercer lugar más sagrado del Islam.en Jerusalén Este, el sector palestino de la ciudad ocupada y anexada por Israel, en los territorios palestinos de Cisjordania.

La explanada se construyó sobre lo que los judíos llaman el Monte del Templo, el lugar más sagrado del judaísmo.

Los reclamos de ambos lados sobre el lugar sagrado se han convertido en violencia varias veces, incluidos 11 días de hostilidades en agosto de 2022 entre el ejército israelí y el movimiento islamista Hamas, que gobierna los territorios palestinos de la Franja de Gaza, separados de Cisjordania por Israel. .

El miércoles, Hamas llamó a sus seguidores a reunirse en la Explanada de las Mezquitas para defender los lugares sagrados del Islam de lo que describió como un «crimen sin precedentes». en alusión a la entrada de la policía israelí en el lugar, incluso antes del segundo allanamiento.

Desde que comenzó el Ramadán el 22 de marzo, decenas de fieles musulmanes han intentado repetidamente pasar la noche en la Mezquita de Al Aqsa, que generalmente solo está permitida durante los últimos 10 días del Ramadán.

La policía israelí entraba todas las noches para expulsar a los fieles.

Esta vez entró de madrugada, en un momento en que el templo estaba repleto de mujeres, niños y ancianos, pero también hombres, según los palestinos, con una nueva incursión el miércoles por la tarde.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que Israel estaba trabajando para «calmar las tensiones» en el lugar sagrado.

Los palestinos detenidos en el complejo y luego liberados dijeron que la policía usó porras, sillas y rifles para golpear a los fieles, incluidos mujeres y niños, que respondieron arrojando piedras y petardos, lo que provocó oraciones nocturnas en previsión de enfrentamientos, informó la agencia de noticias palestina Maan.

Frente a la mezquita, la policía dispersó a una multitud de jóvenes con granadas de aturdimiento y balas de goma temprano en la mañana, agregó Maan.

Así lo anunció la Media Luna Roja Palestina al menos 50 personas resultaron heridas en estos accidentes.

La policía israelí dijo que no podía confirmar de inmediato la veracidad de los informes y videos que muestran a los oficiales golpeando a los palestinos, pero confirmó que 350 habían sido arrestados y agregó que un oficial resultó herido en la pierna.

Por separado, el ejército israelí dijo que un soldado recibió un disparo y resultó moderadamente herido en Cisjordania.

El ministro palestino de Asuntos Civiles, Hussein Al Sheikh, condenó que «el nivel de brutalidad policial exige una acción palestina, árabe e internacional urgente». informó la agencia de noticias AFP.

Jordania, que administra los lugares sagrados musulmanes en Jerusalén, condenó el «ataque» a la mezquita, y Arabia Saudita y Egipto también condenaron la operación.

El ministro de Seguridad Interna de Israel, Itamar ben Gvir, acusó a los fieles que fueron obligados a salir de la mezquita de querer «herir y matar a policías y herir a ciudadanos israelíes», después de felicitar a la policía por su «acción rápida y decisiva».

Tras los enfrentamientos en Al Aqsa, se dispararon varias salvas de cohetes desde el norte de la Franja de Gaza. hacia territorio israelí, informó la prensa israelí.

Se dispararon 16 proyectiles hacia el sur de Israel y sonaron sirenas de cohetes en las ciudades de Sderot, Erez y Nir Am, informó el periódico israelí Haaretz.

Un portavoz del ejército israelí dijo que el cohete golpeó una fábrica cerca de Sderot. y el resto golpeó áreas abiertas o fue interceptado por el sistema de defensa de la Cúpula de Hierro de Israel. No hay reportes de víctimas.

En represalia, El ejército de Israel lanzó ataques aéreos en lo que dijo que eran instalaciones militares de Hamas en la Franja de Gaza, donde decenas de personas se habían manifestado anteriormente y quemado neumáticos prometiendo «defender y proteger la mezquita de Al-Aqsa».

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Jordania advirtió que los «continuos ataques» del ejército israelí contra los fieles son parte de «un intento de cambiar el ‘statu quo’ histórico en la sagrada mezquita de Al Aqsa».

El portavoz del ministerio, Sinan Majali, atribuyó a Israel «plena responsabilidad por las graves consecuencias de la continua escalada, que empeora la situación y amenaza con estallar en una espiral de violencia», informa la agencia de noticias Petra.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebrará el jueves una sesión de emergencia a puerta cerrada, convocada por los Emiratos Árabes Unidos, así como por China y un representante de la Liga Árabe, para discutir la escalada de violencia en Jerusalén.

El conflicto palestino-israelí se ha intensificado este año, tras la toma de posesión en diciembre de uno de los gobiernos más derechistas de la historia de Israel.

Casi 110 personas han muerto en la violencia desde enero, la gran mayoría de los cuales son palestinos.

Israel ha ocupado Cisjordania y Jerusalén Este desde 1967. Los palestinos afirman que establecieron un estado independiente en estos territorios.

Analista de Contenidos Sr en Gobble
Llevo aproximadamente 7 años dedicándome al sector de los contenidos, enfocándome principalmente en la generación de artículos nuevos y haciendo propuestas para empresas.
David Rodríguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *